14 de Abril Devocional/ Devotional

20200414_021148_0000

Ciertamente no entraré en mi casa, ni en mi lecho me acostaré; no daré sueño a mis ojos, ni a mis párpados adormecimiento, hasta que halle un lugar para el Señor, una morada para el Poderoso de Jacob.

Salmos 132:3-5 (LBLA)

Cambiador del Mundo: El Rey David tiene que ser un ejemplo para todos nosotros los siervos de Dios, porque en estos versículos leemos que el corazón del cantor de Israel, siempre estuvo marcado por darle prioridad a la Casa de Dios, y se responsabilizó de todos sus materiales hasta que finalmente se construyó y fue una obra que terminó su hijo Salomón. En el libro de Crónicas se nos enseña como el Rey de Israel señaló el lugar donde estaría la Casa de su Señor y empezó a juntar a los obreros entre ellos los que labraban piedras, los que manejaban hierro, bronce, y madera y todo eso fue un donativo de David. Declaró también que Salomón era un joven de tierna edad y la casa que se iba a edificar a Dios, tenía que ser magnífica y llena de excelencia para renombre y honra a todos los pueblos. Y David antes de su muerte hizo los preparativos necesarios en gran abundancia. Y dijo David a Salomón: hijo mío en mi corazón tuve el edificar Templo para mi Dios. Mas vino a mí palabra del cielo diciendo que no edificara yo la casa porque serías tu que eres un varón de paz el que la construiría y por eso tu nombre es Salomón y Dios te dará paz y reposo sobre tus enemigos e Israel junto contigo lo disfrutarán en sus días. También declaró David a Salomón que siempre buscara a Dios y que caminara en Su presencia para que fuera prosperado y edificara el Templo como ha sido señalado sin ningún contratiempo (1 Crónicas capítulo 22). Nosotros también debemos pedirle a Dios tener un corazón conforme al Suyo porque ahora somos nosotros Su Templo y Él quiere llevarnos a Su excelencia, para que nuestro testimonio impacte a toda la tierra, y la gente lejos de hacer lo torcido (pecado), pueda regresar a Dios pedir perdón, y El sanará la tierra. Vamos a cambiar el mundo. Aleluya.

20200414_021305_0000

«Surely I will not go into the chamber of my house, Or go up to the comfort of my bed; I will not give sleep to my eyes Or slumber to my eyelids,Until I find a place for the Lord, A dwelling place for the Mighty One of Jacob.»

Psalms 132:3-5 (NKJV)

World Changer: King David has to be an example for all of us the servants of God because in these verses we read that the heart of the singer of Israel was always marked for giving priority to the House of God and he made himself responsible of all the materials until it was finally built and it was a work that his son Solomon finished.
The book of Chronicles shows us how the King of Israel pointed to the place where his Lord’s House would be and began to gather the workers among them those who worked stones, those who handled iron, bronze, and wood, and all of this was a donation from David.
And David said to Solomon: My son, in my heart I had the building of a Temple for my God. But a word of heaven came to me saying that I should not build the house because it would be you who is a man of peace who would build it and that is why your name is Solomon and God will give you peace and rest on your enemies and Israel together with you will enjoy it in your days.
David also declared to Solomon that he should always seek God and walk in His presence so that he might prosper and build the Temple as has been pointed out without any setback (1 Chronicle chapter 22).
We must also ask God to have a heart according to His because now we are His Temple and He wants to lead us to His excellence so that our testimony impacts the whole earth, and people far from doing what is crooked (sin), can return ask God for forgiveness, and He will heal the earth. Let’s change the world. Hallelujah.