12 de Noviembre Devocional/ Devotional

20191112_064453_0000

Los lazos de la muerte me rodearon, y los terrores del Seol vinieron sobre mí; angustia y tristeza encontré. Invoqué entonces el nombre del Señor, diciendo: Te ruego, oh Señor: salva mi vida. 

Salmos 116:3-4 (LBLA) 

Cambiador del Mundo: Aunque nos rodeen ligaduras y ataques de las tinieblas, Dios siempre estará de nuestro lado, librándonos día a día de todas las asechanzas y provocaciones que el enemigo de nuestra alma pone en contra de nosotros. Un cristiano nacido de nuevo, sabe y reconoce que necesita de la fe del Señor en su corazón y por eso diligentemente se alimenta con la Palabra de Dios para que su espíritu sea fortalecido y para que pueda ponerse en manos del Espíritu Santo de Dios, el cual vive en los corazones de todos aquellos que han rendido su vida a Jesús. La Palabra de Dios que es la Biblia, no es letra solamente sino también es vida y debe ser la esperanza y la salida a todos nuestros problemas, porque la Escritura es viva y eficaz y más cortante que una espada de doble filo que escudriña y conoce aún lo más íntimo de nuestra vida (Hebreos 4:12). En el libro de los Hechos el Apóstol Pedro exhortó a la gente para que se arrepintieran y se convirtieran, y fueran borrados todos sus pecados pues solo así Dios derramaría tiempos de refrigerio para todos aquellos que habitan en Su presencia. Nuestro Señor Jesucristo, es nuestra única esperanza, El desde el principio fue anunciado y después vino a la tierra para cumplir la voluntad del Padre, dando Su vida por el pecado del mundo y resucitando al tercer día, y ahora habita en los cielos hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, todo aquello que habló Dios por boca de Sus santos Profetas desde los tiempos antiguos. Y todo se ha cumplido por lo que ahora solo esperamos el arrebatamiento de la Iglesia a los cielos para las Bodas del Cordero y después Jesús vendrá a juzgar la tierra en la Ciudad Santa de Jerusalén. Por lo tanto, afirmemos nuestra fe en todas estas promesas que incluyen el regalo de nuestra salvación y nuestra vida eterna en los cielos (Hechos 3:19-21, 1 Tesalonicenses capítulos 4 y 5). Aleluya.

 

The pains of death surrounded me, And the pangs of Sheol laid hold of me; I found trouble and sorrow.Then I called upon the name of the Lord: «O Lord, I implore You, deliver my soul!»

Psalms 116:3-4 (NKJV) 

World Changer:
Although ligatures and attacks of darkness surround us, God will always be on our side, freeing us day to day from all the snares and provocations that the enemy of our soul puts against us.
A born-again Christian knows and recognizes that he needs the faith of the Lord in his heart and that is why he diligently feeds on the Word of God so that his spirit is strengthened and so that he can put himself in the hands of the Holy Spirit of God, the one who lives in the hearts of all those who have surrendered their lives to Jesus.
The Word of God, which is the Bible, is not only a letter but it is also life and must be the hope and the exit to all our problems, because Scripture is alive and effective and sharper than a double-edged sword that searches and knows even the most intimate of our life (Hebrews 4:12).
In the book Acts Apostle Peter exhorted the people to repent and convert and erase all their sins because only then would God shed refreshment times for all those who dwell in His presence.
Our Lord Jesuschrist is our only hope, from the beginning He was announced and then He came to earth to fulfill the will of His Father, giving His life for the sins of the world and rising on the third day and now He dwells in heaven until the times of restoration of all the things, everything God spoke through the mouth of His holy Prophets since ancient times. And everything has been fulfilled, so now we only await the rapture of the Church to the heavens for the Weddings of the Lamb and then Jesus will come to judge the earth in the Holy City of Jerusalem.
Therefore, let us affirm our faith in all these promises that include the gift of our salvation and our eternal life in heaven (Acts 3: 19-21, 1 Thessalonians chapters 4 and 5). Hallelujah.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s