¿Dónde están las mujeres virtuosas?

El 21 de Noviembre  del 2010 un acontecimiento lleno las primeras planas de los periódicos chinos, en el Sur del China se encontró una enorme perla que pesaba seis toneladas y 1.6 metros de diámetro, estaba conformada principalmente por la fluorita por lo que en la noche además brilla. La perla se convirtió en la más grande jamás encontrada y su precio esta valuado en 301 197 millones de dólares. Al otro lado del continente en África, se encontró en 1905 el diamante Cullinan, el diamante más grande en la historia de la humanidad cuyo peso sobrepasa los 500 gramos, la joya actualmente se encuentra en las manos de la corona británica.

En Proverbios 31 mencionan que la mujer virtuosa vale más que una piedra preciosa. El precio de tener una mujer virtuosa como esposa o madre es tan alto que ni siquiera el hombre más rico del mundo puede comprarla ya que su fortuna no alcanza ni siquiera para comprar la perla. ¿Qué es lo que hace tan especial a una mujer virtuosa que supera el precio de la perla más bella y grande del mundo?

Las mujeres virtuosas son aquellas que muestran una vida que  es un ejemplo a las más jóvenes. Es tan confiable que incluso su esposo confía en ella a tal punto que es capaz de darle las tarjetas de crédito. Es asombroso que una de las causas de divorcio más frecuente  es el dinero. Si una mujer no tiene una buena mayordomía entonces causará la destrucción de su hogar.

 Son aquellas mujeres cuya benignidad no depende de su estado de ánimo, las diligentes y trabajadoras,las buenas esposas y las madres, aquellas que son alabadas no solo por su belleza  sino también por el valor incalculable que son sus vidas, son mujeres castas  y respetuosas que se visten decorosamente.

Las mujeres no fueron creadas para estar fuera de su casa, fueron creadas para ser reinas en su palacio cuidando a los príncipes del reino de Dios. Hoy en día las mujeres salen por la puerta al amanecer y regresan cuando se pone el sol, suponemos que en este momento usted estará creyendo que le estamos echando la culpa a las mujeres; sin embargo, los  que tienen la mayor parte de la culpa son los hombres, que en su incapacidad de ser hombres y tomar el carácter del señor descuidan a sus familias.

La falta de carácter tanto en los hombres como en las mujeres  traen consigo hijos sin ejemplo para seguir, porque sus padres no son capaces decir “esto así se hace”. Lo más alarmante del descuido de los hijos es que mientras los padres están en sus asuntos sin darles el afecto y el amor necesario sus hijos salen y reciben en la calle lo que sus padres les debieron de haber dado solo que de las personas incorrectas, en el lugar incorrecto y en el tiempo incorrecto. Todo por causa de un padre incapaz de ser hombre y una mujer que no quiso tomar su papel.

 En Números 30 el señor manda a las mujeres a honrar a sus esposos. Muchas mujeres vienen a nuestra iglesia diciendo que las cosas han cambiado, que nada es lo mismo de antes, que la inflación ha subido, y muchas otras excusas, eso lo sabemos; no obstante, los tiempos cambian pero las promesas del señor van a seguir vigentes desde Adán hasta Apocalipsis. Llegan las mujeres diciendo:-  “voy a venir a la iglesia aunque mi esposo no quiera”, nosotros le respondemos: .“no hermana, sierva de Dios, tú no puedes venir porque tú no estás obedeciéndolo, ora por él y haz lo que él dice.” Usualmente nos responden: “ Es que mi marido es un tirano”, bueno, la medicina a ese tipo de personaje es que cuando el esposo vuelva del trabajo le digas “esposo soy cristiana, conocí al señor y no he sido la esposa que él quiere que seas, no he hecho las cosas bien pero ya no más” y luego lo recibes con una cena contigo y tus hijo y una casa limpia y ordenada, te aseguramos que tu esposo va a salir corriendo a la iglesia gritando “Quién es el héroe”.

Es asombrosa la capacidad de las mujeres en nuestra sociedad, pueden cuidar a los niños, planchar y trabajar  al mismo tiempo; el esposo quiere ser banquero y no estudio ni el kínder.

En el mundo hay de todo: abogados, licenciadas, enfermeras, doctoras pero ¿Dónde están las mujeres que quieren ser esposas y mamás? Es hora de que esas mujeres se levanten y se vuelvan ejemplo de vida para las demás personas y que sean convertidas a nuestro señor. Así que:

¿Dónde están las mujeres virtuosas?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s